sábado, 26 de diciembre de 2015

Espacio Interior

A veces tengo la sensación, si no la certeza, de que la Vida, tanto en su conjunto como en sus más delicados detalles, rige sus formas y estructuras sobre sencillos principios matemáticos.

Las espirales de un desagüe y una galaxia; la misma estructura fractal de un rayo, una raíz y el cauce seco de un río; la complejidad matemática subyacente en la forma de una coliflor (más aún si es de la variedad Romanesco, un auténtico tratado fractal); la inusitada estructura del girasol: dos espirales alternas que siguen la secuencia de Fibonacci...)

La imagen que os muestro hoy presenta una subyugante armonía, un orden subyacente de complejidad repetitiva, la extraña belleza matemática que se esconde en el interior de un animal:

 

 

> Imagen en falso color de la pared interior de la Redecilla, en el sistema digestivo de una ternera.

(Datos de la toma:

Cámara: iPad Mini 3

Iluminación: Led interior de 5500 K. Led exterior de 6500 K

Aplicación de toma: Pure Shot, con balance de blancos ajustado en tungsteno y grabación en formato TIFF.

Aplicación de edición: Photoshop PS Touch)

Picando en la imagen, podéis verla a tamaño real.

Hasta pronto!

 

miércoles, 23 de diciembre de 2015

lunes, 21 de diciembre de 2015

Retrato en bronce

Siempre hemos sido mutantes.

Desde que dominamos el fuego y poblamos el cielo con dioses, nos hemos modelado sin descanso,

Y ahora que nuestra mente se zambulle en el torbellino de un futuro espeluznante y deseado, apenas reconocemos el primate del que procedemos.

Bienvenidos a la Era del Hombre Cuántico.

 

sábado, 19 de diciembre de 2015