jueves, 28 de noviembre de 2013

Matojo

En una zona remota del norte de Irak han sido hallados los restos del Jardín del Edén.

No pude acercarme tanto como hubiese querido, ni saltar la valla oxidada que lo rodea; pero vi los áridos montículos, el inhóspito pedregal que se extiende hasta el horizonte, y los restos de un árbol del que colgaban, como escrotos fosilizados, restos de manzanas milenarias.

El aire es limpio y caliente. Sorteando a los guardias, llego a la antigua reja, disparo con el móvil y vuelvo a toda prisa antes de que los irakíes noten mi ausencia.

Feliz, me subo al Land Rover y regresamos al campamento en una nube de polvo.

He conseguido fotografiar un matojo del Paraíso...



 




 

4 comentarios:

  1. Hola Josë, felicitarte por este extraordinario Blog que seguía anonimamente desde hace varios meses. Desde luego no me sorprende pues hace bastantes años, (desde los tiempos analógicos jaja...) que conozco tu obra a través de catálogos de concursos nacionales a los cuales soy habitual desde los años 90. Buen trabajo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Tomás. Aún a salto de mata, aquí andamos, desde los lejanos días en que las fotos se olían y tocaban!
      Un abrazo!

      Eliminar
  2. una buena foto, como siempre. Ya te he reservado un sitio a mi lado en la cena. Tu veras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, caballero! Ahí estaremos.

      Eliminar